Aprende a diferenciar entre dolor y sufrimiento.

Por Norma Mandala

El dolor es inevitable, natural, legítimo y necesario para vivir, crecer, evolucionar, madurar y seguir aprendiendo. Cuando nos abrimos a la vida el dolor nos puede llegar en cualquier momento, al enamorarnos, tener hijos, cambiar hábitos, hacer amistades o por una pérdida, en estas u otras ocasiones el dolor está presente en nuestra vida lo queramos o no.

Generalmente el dolor se relaciona con una pérdida y está acompañado de otras emociones como: la tristeza, la rabia o el miedo. El dolor es proporcional a la pérdida que vivimos. Sin embargo, se puede superar en un tiempo razonable cuando lo dejamos fluir y nos permitimos sentirlo y gestionarlo adecuadamente.

El sufrimiento en cambio es una elección,incluso a veces es una postura ante la vida o una manera de mostrarnos ante los demás. El sufrimiento puede durar toda la vida, aunque el hecho que lo provocó ya haya pasado. Ante el sufrimiento no solo intervienen sentimientos, también pensamientos recurrentes.

“El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional”  Buda.

¿Qué beneficios se obtienen del sufrimiento?

  • Negar el dolor para evitar hacernos responsables de gestionarlo.
  • Relacionarnos con personas “rescatadoras” para que nos ayuden a vivir nuestro sufrimiento.
  • Quejarnos justificadamente por la situación que nos mantiene sufriendo.
  • Tomar la postura de víctima para manipular o controlar la vida de otros.
  • Llamar la atención para sentirnos queridos o importantes. Preguntándonos ¿Porqué a mí?
  • Tener justificación para quedarnos en el pasado y evitar movernos hacia una nueva vida.

Algunas personas abusan de esta actitud de sufrimiento, se quedan el victimismo y en el resentimiento en lugar de responsabilizarse de lo que les está pasando y buscar ayuda para superar el pasado.

Para superar el dolor y evitar el sufrimiento necesitamos:

  • Aceptar que estamos sufriendo y reconocer cuál es la ganancia secundaria que estamos obteniendo con ese sufrimiento.
  • Darnos un tiempo razonable para procesar el dolor, vivir el duelo y superar la tristeza.
  • Reconocer si es que necesitamos ayuda para aceptarlo, vivirlo, expresarlo, superarlo y poder continuar con nuestra vida.
  • Buscar ayuda con un profesional.

Te comparto algunos recursos que te ayudarán a liberar el dolor y dejar la postura de víctima. 

  • Hacer ejercicio y adquirir nuevos hábitos de alimentación saludable.
  • Practicar Yoga, Ja-api  o algún tipo de actividad que mantenga unidos tu mente y tu cuerpo.
  • Aprender y practicar técnicas de respiración y consciencia corporal. 
  • Practicar meditación.
  • Realizar diariamente al menos una actividad para tu bienestar personal.
  • Abrazar y expresar nuestras emociones.
  • Sonreír. 
  • Poner una habilidad al servicio de otros.

¡Inscríbete a los Cursos y Talleres de Norma Mandala!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *