Mejora tu diálogo interno y sana

Por Norma Mandala

La persona que más influye en tu vida, con la que hablas aproximadamente 14 horas al día, eres tú.Así que, ten cuidado con lo que te dices.

Mantenemos un discurso interno en nuestra mente que nunca se detiene. De hecho, creamos y sostenemos nuestro mundo a través del diálogo interno.Nos hablamos a nosotros mismos mientras conducimos el auto, cuando estamos trabajando, comiendo, haciendo ejercicio, escuchando a otros e inclusive durmiendo.

Investigaciones han demostrado que más del 80% del diálogo interno de la mayoría de las personas es negativo, pesimista, contraproducente y reiterativo. El resultado suele ser muy tóxico porque consciente o inconscientemente nos estamos repitiendo los mismos discursos una y otra vez durante días, meses, años o toda la vida.

 “Si lo crees lo creas, todas las personas vivimos nuestras verdades” Norma Mandala

  • Lo que nos decimos a nosotros mismos es más importante de lo que parece, ya que toda creencia que consideramos como verdadera, sea de beneficio para nosotros o no, tiende a manifestarse en nuestra vida.
  • El diálogo interno está constituido principalmente por condicionamientos, creencias limitantes y peligrosas, son como virus mentales que día a día van contagiando todo lo que hacemos.

  • Si pensamos, creemos, sentimos y nos repetimos con frecuencia frases o conceptos como: “está muy difícil”, “no puedo”, “yo no soy bueno para” o “tengo mala suerte”, la creencia o afirmación buscará confirmarse para mantener la coherencia interna y se manifestará en nuestra vida a través de múltiples circunstancias.

Uno de los valores éticos que puede ayudarnos tener un diálogo interno positivo es laReflexión.  Su definición es: “Me cuestiono antes de actuar”.

Observa tu diálogo interior para identificar si es un discurso tóxico y repetitivo que te mantiene todo el tiempo en la misma situación. Las siguientes preguntas te ayudarán a practicar reflexión ética y liberar los pensamientos obsesivos.

  • ¿Cómo me siento viviendo o repitiendo esta situación?
    • ¿Qué es lo que quiero realmente de esta situación?
    • ¿Qué recursos puedo utilizar para hacerlo de forma diferente?
    • ¿Cómo me quiero sentir?
    • ¿Qué estoy dispuest@ a hacer para lograrlo?
    • Si considero que no tengo recursos suficientes ¿Estoy abiert@ a buscar ayuda?
    • ¿Estoy dispuest@ a practicar y esperar con paciencia los resultados positivos?

¡Inscríbete a los Cursos y Talleres de Norma Mandala!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *