¡Suelta el pasado!

Comparte esto

Por Norma Mandala

Para comprender cómo las situaciones del pasado dejaron huellas en nuestra vida, es preciso saber que el cerebro es un órgano con funciones complejas que recibe una gran cantidad de estímulos que debe procesar.

Cuando un estímulo se repite lo suficiente el cerebro procede a grabarlo en sus redes neuronales, de tal manera que ya no tenemos que pensar ante un determinado estímulo porque la respuesta surge de manera automática.

En principio esta forma de aprender es muy útil. Imagina que cada vez que nos vamos a lavar los dientes o conducir el auto tuviéramos que pensar y procesar cada movimiento para poder hacerlo.

Todas nuestras vivencias quedan grabadas, también las experiencias traumáticas y otras situaciones extremas que dejan una profunda huella en nuestro cerebro.

Durante años formamos circuitos neuronales que controlan de forma automática la forma en que pensamos, sentimos y actuamos, esto explica por qué repetimos la misma clase de relaciones, atraemos el mismo tipo de jefes, discutimos por las mismas razones o hacemos las cosas de una determinada manera.

Suelta el pasado y transforma los patrones negativos en respuestas conscientes y positivas practicando los recursos que te sugiero a continuación.

  • Relajación y Meditación. Disminuyen la frecuencia de las ondas cerebrales,  favorecen la comunicación entre los dos hemisferios permitiendo a la mente crear nuevas conexiones, aumentar la creatividad y fortalecer la voluntad para eliminar los pensamientos negativos y reducir los niveles de ansiedad.
  • Limpieza energética. Regalar, donar o deshacernos de las cosas que ya no utilizamos por ejemplo: ropa, adornos, cosas de la cocina, cajones, bolsa o cartera, escritorio o en el auto.

Igual que el aire necesita circular para limpiar. La energía para crear necesita circular libremente. Los objetos proyectan su energía y cuando están dañados, inservibles o inútiles su frecuencia es densa y se convierten en barreras u obstáculos para que pueda fluir la carga positiva.

  • Cambia tu rutina.  Realiza acciones creativas, diferentes y practica nuevas actividades.
  • Baila y escucha música que contenga solamente letras positivas.
    • Agradece cada momento y dibuja una sonrisa; conservarla el mayor tiempo posible sobre todo cuando las circunstancias te inviten a dejar de hacerlo.
    • Ejercitar tu cuerpo y tu mente todos los días, elije un tipo de ejercicio que aporte relajación, balance y paz interior como la meditación y el yoga, incluye en rutina alegría y creatividad practicando Ja-api programa de acondicionamiento físico y mental.
    • Utiliza tu creatividad para experimentar cosas divertidas y diferentes.
    • Ponte en marcha y proyecta tu nueva realidad.

¡Inscríbete a los Cursos y Talleres de Norma Mandala!


Comparte esto

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *